Todos queremos disfrutar de una conexión a Internet estable, rápida y segura. Para conseguirlo primero debes contratar con un buen proveedor; en segundo lugar tienes que cambiar tu router si no está a la altura y por último debes saber aprovecharlo.

Conocer tu router y saber qué cosas tienes que hacer para poder sacarle partido es fundamental para disfrutar de una buena experiencia de uso. Por ello hemos querido dedicar un artículo a recopilar once consejos sencillos pero esenciales para que puedas disfrutar al máximo de tu router.

Recuerda que a estos once consejos debes unir un cuidado básico de la seguridad de tu router, un tema sobre el que ya tuvimos ocasión de hablar en este artículo.

  1. Prioriza dispositivos y usa conexiones cableadas: Ten claro qué dispositivos quieres que tengan el mayor rendimiento, la menor latencia y la mayor estabilidad posible, y conéctalos por cable Ethernet de 1 Gbps. Asegúrate de que soportan dicha velocidad, ya que en caso contrario puedes experimentar un rendimiento bajo.
  2. Cuida las distancias: Si vas a utilizar conexiones inalámbricas debes tener mucho cuidado con la colocación de los dispositivos que vas a utilizar, ya que si los mismos se encuentran muy lejos o detrás de muchos obstáculos es posible que la señal del router no llegue adecuadamente, y que por tanto no puedas disfrutar de una experiencia óptima.
  3. Activa QoS (Quality of Service): Es una de las características más útiles e importantes que podemos encontrar en routers actuales. Permite fijar una priorización de tráfico y garantizar un ancho de banda mínimo a determinados servicios, como por ejemplo el juego online o el streaming de contenidos en alta resolución. Es muy útil cuando tenemos muchos dispositivos conectados al router pero queremos que alguno de ellos siempre tenga garantizado un buen rendimiento.
  4. Abre puertos sólo cuando sea necesario: Por lo general en los sistemas actuales no hay problemas a la hora de jugar online y por tanto no es necesario abrir puertos adicionales ya que basta con aquellos que vienen abiertos por defecto. Con todo si tienes problemas de rendimiento puedes contactar con el soporte técnico de cada juego en concreto y consultar si necesitas abrir algún puerto adicional, pero te recomendamos que no lo hagas a loco ya que pueden suponer un riesgo para la seguridad de tu router y de tu propio equipo.
  5. Cambia los canales por defecto: Por lo general un router inalámbrico transmite datos utilizando uno de los trece canales que están disponibles. Si utilizamos el canal por defecto podemos encontrarnos con una fuerte saturación ya que es posible que muchos de los usuarios de nuestros alrededores estén en las mismas condiciones que nosotros. Los routers más avanzados suelen buscar por sí mismos los canales menos saturados, pero en cualquier caso si no estamos seguros y queremos hacerlo de forma manual lo más fácil es utilizar aplicaciones como WiFiInfoView (compatible con Windows), que analizará y nos mostrará qué canales están menos cargados.
  6. Utiliza la banda de 5 GHz: Toda solución que se precie de ser un buen router para jugar y para tareas exigentes, como por ejemplo streaming de vídeo en HD, debe contar con soporte de WiFi AC. Dicha conexión inalámbrica puede ser una excelente opción si necesitamos mantener varios dispositivos con la máxima velocidad posible, como por ejemplo un PC para jugar, una consola y dos portátiles gaming. Los dos primeros podrían ir por cable y los segundos funcionar sin problema bajo WiFi AC.
  7. Evita el uso de protocolos antiguos: Como dijimos todo router de última generación debe soportar el estándar 802.11ac (WiFi), aunque por razones de compatibilidad muchos de ellos mantienen el soporte de otros más antiguos y lentos, como 802.11n que se mantiene como uno de los más utilizados a día de hoy, y los 802.11g y 80211.b, que debemos evitar, ya que el uso de dispositivos que recurran a ellos ralentizará toda nuestra red.
  8. Cambia el ancho del canal: Es una opción que puede ayudar a mejorar el rendimiento cuando nos encontramos a mayores distancias. En los routers más actuales lo normal es encontrar anchos que van de los 20 MHz a los 40 MHz, pero podemos elevarlo por ejemplo hasta los 80 MHz sin problema. Con ese aumento en conexiones WiFi AC mejoraríamos el rendimiento en los dispositivos más alejados.
  9. Reinicios del router de forma periódica: Mantener el router siempre encendido no es malo, no tiene ningún efecto secundario que sea grave, pero en ocasiones puede que nos encontremos con un error puntual que afecte al rendimiento o nos deje sin Internet. Antes de llamar a nuestro ISP debemos probar a reiniciar el router (desconectamos durante un minuto de la red eléctrica) ya que en la mayoría de los casos logra resolver este tipo de problemas.
  10. Orientación de las antenas: Es algo muy sencillo pero a la vez es importante. Los routers más modernos vienen con tecnología Beamforming que concentra la señal en la dirección de los dispositivos y sus antenas suelen ser de calidad, pero debemos orientarlas adecuadamente en la dirección en la que se encuentren los equipos y terminales conectados.
  11. Mantén tu router actualizado: Esto tiene efectos tanto en seguridad como en rendimiento, ya que con el lanzamiento de nuevas revisiones de firmware los fabricantes suelen corregir posibles errores o fallos de seguridad y también implementan mejoras funcionales y de rendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *